Las campanadas de medianoche en Rosso (Matemáticos Rey Pastor y Castro, s/n) fueron la voz de Marina. A las 12 comenzó una hora de flamenco en la que robó poco protagonismo a la música. A su voz y a sus cinco músicos (bajo, guitarra, piano, percusión y coro). Un sexteto que trajo un trozo de Jerez a Sevilla en una noche que se fue animando hasta arrancar bailes en algunas espectadoras y camareras, que no pudieron contenerse.

Marina 2

Y es que el público, mayoritariamente joven y en pareja, ya acudió rendido a la veinteañera jerezana, que supo encandilarlos con su flamenco amoroso, sentido y espontáneo. Como aquel vídeo que subió a Internet, se viralizó y la ha subido, de momento, a escenarios de toda España.
Y eso son sus conciertos. Una guapa andaluza que dibuja sonrisas con su cante y sonríe a un público que no para de crecer. Que, después de cada canción, tarda en aplaudir porque aún estaban ensimismados con la dulce pero firme voz de esta mujer y con la impecable ejecución de su banda, que sin cobrar nunca el papel protagonista, la complementa magníficamente en cada de uno de los temas, ya sean propios o prestados.
Pues Marina alternó repertorio propio como su segundo single ‘De mil maneras’ y, por ejemplo, hits de Camarón de la Isla como ‘Gitana te quiero’, en una de las múltiples referencias que hizo al cantaor gaditano. También puso voz a letras del compositor cordobés Queco. Es decir, un repaso por el tipo de flamenco que le gusta y que mejor sabe interpretar como demuestra sobre el escenario y en las decenas de vídeos que multiplican sus visitas diariamente.
Por ello, no fue extraño compartir el objetivo de mi cámara con los flashes de los móviles, que no querían irse sin un recuerdo de esa calurosa noche sevillana, que incluso la obligó a abanicarse (con bastante estilo) en algunos momentos. No importó el calor a los asistentes, a los que les supo a poco la hora de concierto y decidieron formar una importante cola para fotografiarse con ella, momento en que tampoco perdió la sonrisa y posó con ganas con sus fans. Ese fue el último instante, pues se perdió entre abrazos y besos camino del camerino tras una velada maravillosa. 
 

Marina 1 Marina 3 Marina 2 Marina 4 Marina-sevilla-antic-teatre_44

Rosso, 26/06/2015
Fotografías por Álvaro Ochoa